ARTÍCULOS

Cómo hablar de tus defectos en una entrevista de trabajo

En una entrevista de trabajo debemos ser sinceros y honestos. Es importante mantener la calma en cualquier momento, ya que evidentemente los reclutadores de personal intentarán enfrentarnos a preguntas difíciles. Es normal que nos pregunten sobre nuestras virtudes, pero también es un recurso habitual que los entrevistadores hagan cuestiones acerca de los defectos. Con ello, buscan tener una idea de la imagen que tenemos de nosotros mismos y de nuestras capacidades. Ante este tipo de preguntas, es importante saber cómo hablar de tus defectos en una entrevista de trabajo.

1. Antes de ir a la entrevista es conveniente sentarnos y preguntarnos a nosotros mismos, sin el estrés propio de los procesos de selección, qué virtudes y defectos destacaríamos sobre nuestra persona. Ser honestos, intentar escribirlos en una hoja. Este será el punto de partida del éxito en una entrevista.

 

2. En la medida de lo posible, debemos transformar los defectos en un aspecto positivo para la empresa. Para ello, podemos optar por hablar de lo perfeccionistas que somos o de que nos gusta ser extremadamente puntuales. Con estos dos ejemplos vemos como dos características pueden darse como defectos que posiblemente gusten a nuestros futuros jefes.

 

3. Habla con firmeza pero sin excesiva confianza en ti mismo. Lo mejor es intentar exponer estos defectos hablando de una manera analítica y reflexiva, aportando en todo momento soluciones o comentando qué harás para que tus defectos no entorpezcan tu trabajo.

 

4. Evidentemente preparar una conversación en casa no implica que sea la misma que mantendremos con el entrevistador. Es por tanto esencial tener calma y pensar muy bien las respuestas antes de darlas. Para ello, si tenemos que crear un silencio lo haremos sin problema. La calma nos ayudará a que nuestro discurso sea más fluido, evitando muletillas innecesarias que se suelen introducir cuando no sabemos muy bien cómo contestar.

 

5. Si se nos plantean preguntas sobre otros trabajos, no debemos ocultar despidos ni malas experiencias. Daremos mejor impresión si lo hablamos con naturalidad, siempre y cuando expongamos que hemos aprendido sobre esas etapas de nuestra vida y qué hubiéramos cambiado de nuestra actuación.

¿QUÉ TE PARECE ESTE ARTÍCULO?

Grupo Lihuenko  marca registrada